Las razones de por qué no es buena idea que Xiaomi tenga su propio auto (por ahora)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si Apple en su intento por ser la tecnológica que se anticipaba al resto por tener su primer automóvil eléctrico resultó un fiasco en términos de negociaciones con Hyundai – Kia, el mercado ha recibido con buenos ojos que el Grupo Xiaomi haya decidido construir un automóvil y que esta sea una decisión estratégica, pero se debe tomar con pinzas.

Xiaomi confirmó que iba a construir un automóvil y la prensa financiera y tecnológica saltaron para tener una exclusiva con Xiaomi y su fundador Lei Jun y según consignan varios medios chinos, hay gente cercana a la firma que también fueron sorprendidas con la noticia, pues para muchos, aún no hay razón para que Xiaomi construya un automóvil.

Xiaomi todavía tiene muchas oportunidades en el mercado de teléfonos, aprovechando el veto contra su competidor directo, Huawei dejando mucho espacio libre en la natal china y en el mercado global, y del mismo modo, en Europa, donde Xiaomi puede seguir creciendo más allá de China y la firma asiática debería dar prioridad a ese nicho y no diluirse en muchos.

Además,  Xiaomi no tiene ninguna experiencia en el área de la conducción autónoma ni menos cómo funciona un vehículo eléctrico o híbrido, menos podrá tener competitividad  pues no cuenta ni un sistema, ni plantas ni planes de cómo hacerlo pues no es lo mismo fabricar un  automóvil que fabricar un teléfono, pues no son solo nichos aparte, sino que ni siquiera hay sinergías.

Si aún así, Xiaomi persiste en su idea, no llegaría al mercado antes del 2025 y para esa fecha, el mercado estará plagado de automóviles eléctricos de  empresas de automóviles  como Volkswagen y Toyota, ni hablar de BYD y Geely en la propia China, por lo tanto es difícil que las nuevas marcas compitan con las empresas de automóviles tradicionales.

En China, un incipiente número de nuevos fabricantes se han tomado una pequeña porción de mercado, como son Xiaopeng, Weilai e Ideal que han aprovechado la oportunidad   y se han puesto a la cabeza  en automóviles eléctricos, pero no por mucho tiempo y con incierto futuro sino se nivelan en términos de tecnología.

Finalmente,  si Xiaomi insiste en construir un automóvil, es más probable que lo haga  mediante la adquisición de una empresa que ya está en el negocio y para ello, al menos Xiaomi ya tiene “kilometraje” pues en 2014, Xiaomi invirtió en el fabricante de mapas Kay Rucker, luego en los años siguientes, el CEO  Lei Jun, lo hizo a través de Shunwei Capital,  con importantes aportes a los fabricantes  Weilai y Xiaopeng Motors, esta última también recibió una nueva inyección de dinero del fabricante Xiaomi y hay que agregar el  Centro de I + D de Mercedes-Benz Passenger Car China y el asistente de voz inteligente de Xiaomi ‘Xiao Ai’ llegaron a una cooperación.

Xiaomi  registró la marca comercial de “Xiaomi Auto Union” pero  esto no significa que veremos autos Xiaomi en un futuro cercano.

, , , , , , ,