Huawei, OnePlus y Xiaomi rompen barrera de teléfonos de US$1.000.- Es el mismo “valor” que un iPhone 11 o Samsung S20?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Quizás en tiempos normales no hubiésemos tomado el peso real que implica que parte de la industria de teléfonos hoy se vea duramente criticada porque los fabricantes chinos se han empinado en una curva ascendente en costos respecto de su competencia surcoreana u occidental, cuando en sus comienzos, muchos de esos fabricantes apostaron por el “costo versus calidad” o aquéllas frases marquetineras que nos conferenciaron que solo marginaban el 5%.

Estamos claros y asumidos que no viven de la caridad, que se paga por un producto y de éste se espera que cumpla con lo que se nos vendió.

Hace unos años atrás, Huawei, Xiaomi, OnePlus eran empresas que no todos conocían y sus buenos productos, con prestaciones más que convenientes y a la mitad o al 75% del costo de un gama alta, fue conquistando cada vez más usuarios, quienes a través del “boca a boca” comenzaron a hacer crecer la reputación, las recomendaciones, creándose comunidades que tuvieron en Facebook su mejor lugar de encuentro.

Luego el rol de los importadores jugó un papel determinante, pues había una demanda no satisfecha con los operadores locales, Chile no era (y para OnePlus dejó de ser opción) una plaza atractiva, por lo que los contactos, las negociaciones en Miami, en Hong Kong y otras plazas, permitieron que poco a poco las marcas mencionadas fuesen incrementando su presencia en el país.

Xiaomi antes de transformarse en Xiaomi Chile, según reportes de Aduana de 2016, llegó a declarar por marca, 47 mil equipos ingresados a través de diferentes importadores, mientras que OnePlus le seguía discretamente con menos de 10 mil unidades.

Distinto es el caso de Huawei, pues en el país comenzó al revés, con servicios de infraestructura de telecomunicaciones, routers y similares en el año 2005, cuando tuvo contratos con GTD, Telefónica y Entel. para que a comienzos de la década recién tímidamente se conocieran sus teléfonos Ascend y llegando a convertirse como Huawei Chile en el segundo mayor vendedor de teléfonos en el país con más de dos millones de unidades declaradas a Aduanas en 2019.

Si… es totalmente cierto que Huawei apuntaba desde sus inicios a nichos de gama media, de ir buscando su propia identidad, pues como todos los asiáticos, comenzaron copiando ya sabemos a qué empresas, y no hay nada malo en ello, no hace tampoco a Apple una empresa “Dios” pues en el camino, al ir creciendo, las firmas chinas se dieron cuenta que para lograr el equilibrio financiero, requieren de tener contratos con sus terceros en grandes volúmenes.

A mediados de esta década ( o si lo prefiere la década pasada) a nivel global las tres firmas chinas van buscando caminos diferentes, pues Xiaomi recién cumplirá diez años, y hoy se ubica en el cuarto lugar como vendedor mundial de teléfonos, gracias a un agresivo plan de expansión de la mano del carismático CEO Lu Webin, quien aseguraba entonces que ellos solo ganaban un 5% de cada teléfono vendido.

Por su parte, OnePlus, perteneciente a un conglomerado que partió vendiendo  videocaseteras, el holding BBK Electronics, derivó en búsqueda de nuevos nichos, y comenzó vendiendo teléfonos bajo el alero de la marca Oppo, fundada por Pete Lau, quien luego dió un paso al costado y en 2014, recién en 2014, funda OnePlus y lanza el teléfono OnePlusOne.

Hasta ahora, ambas compañías se “prestan” tecnologías y logran una sinergía en conjunto con otras marcas y submarcas como Realme, vivo, IQOO.

Si bien cada una de las tres compañías de origen chino partieron de cero, en corto plazo no solo igualaron capacidades propias de Samsung o de Apple por mucho menos dinero, sino que comenzaron a seguir cada tendencia, cada idea hasta el punto que hoy si se visita una web corporativa, será difícil saber si es un iPhone o es un OnePlus 8 Pro, ya que las gráficas, layout y diseño son clones de Apple.

La crisis de la promesa de “bajo precio y altas prestaciones” se ha ido derrumbando año tras año, pero ha sido entre el último semestre de 2019 y este primer trimestre de 2020 donde simplemente esta se quebró.

Hoy Huawei, Xiaomi  y OnePlus han presentado equipos que están en una base de US$1.000.- (un dolar más …. un dolar menos, da lo mismo) situándose hoy en el mismo escalafón  de una Samsung con S20 o un iPhone 11 Pro, lo que hasta hace unos años era impensable y la pregunta que nace naturalmente es si acaso se justifica y en qué medida el usuario está consciente de seguir a su marca que ha pasado de “emergente” a situarse en el mismo precio de los ya consolidados

COMPARATIVA DE PRECIOS – GAMA ALTA – Q4 2010- Q1 2020

XIAOMI MI 10 PRO – PROCESADOR SNAPDRAGON 865 – GAMA ALTA – PANTALLA AMOLED – LECTOR DE HUELLAS EN PANTALLA US$1.030.-

HUAWEI P40 PRO – PROCESAROR KIRIN 990 – GAMA ALTA – PANTALLA AMOLED QHD – LECTOR DE HUELLAS EN PANTALLA US$1.090.-

ONEPLUS 8 PRO – PROCESADOR SNAPDRAGON 865 – GAMA ALTA – PANTALLA AMOLED – QHD – LECTOR DE HUELLAS EN PANTALLA US$1.190.-

SAMSUNG S20 ULTRA – PROCESADOR EXYNOS 990 /SNAPDRAGON 865 – PANTALLA AMOLED- QHD – LECTOR DE HUELLAS EN PANTALLA US$1.090.-

IPHONE 11 PRO. – PROCESADOR A13 – PANTALLA OLED – Face ID – US$990.-

La respuesta no solo la tiene cada uno acorde sus gustos y capacidades de compra, sino que el simple sentido común, pues hoy las que en su momento fueron emergentes, prometieron precios convenientes, ya dejaron de tener esos argumentos para vender sus teléfonos, entonces habrá que determinar qué otros factores influirán para que estas marcas subsistan.

 

, , , , , ,