Filtraciones y rumores confirman escasos cambios que llegarán en los iPhones de este año

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

El enorme y extenso caudal de reportes realizados el primer día de marzo por el analista Ming-Chi Kuo para TF Securities, en su mayoría solo apuntaron a pronósticos para el año entrante y el subsiguiente.

Novedades para el iPhone de este año, se ven claramente modestas y que estarían concentradas en una mejora en la tasa de refresco de las pantallas, que alcanzaría los 120 Hz, quizás cuando el resto de la industria ya esté apuntando quizás a 144hz, como ya se está viendo en algunos modelos y que sin duda se irán masificando.

LAS MEJORAS SERÁN ESCASAS

La muesca seguirá presente y tal como señala Kuo, solo se reduciría “levemente” este año, pensando recién en un reemplazo por pantalla completa con agujero para el 2023.

Del mismo modo y gracias a la tecnología de pantalla LTPO, podrá ofrecer AOD (Always On Display) una herramienta muy práctica que está presente en dispositivos Android desde hace al menos tres años.

Pero no hay que sorprenderse, pues es ampliamente sabido que Apple se toma las cosas con extremada calma y no arriesga en absoluto, menos si tiene a su favor cifras de ventas solo equivalentes a la generación del iPhone 6 de hace ya varios años.

Para Apple, más que la decoración, su fortaleza es el sistema operativo, y con un iOS de alto desempeño, las mejoras en el hardware irán llegando muy lentamente.

El analista especializado en temas de Apple no espera tampoco que los iPhones de este año incorporen lector de huella en pantalla, con un nuevo TouchID, pues según sus fuentes “no hay nada concreto al respecto”, e incluso confirma el iPhone mini en su versión 2021, pese a las malas ventas.

Y en ese punto, difiere de lo que filtradores como Jon Prosser y el reportero de Bloomerg, Marc Gurman han señalado con bastante insistencia en los últimos días, quienes le otorgan más certeza a cambios mayores para los iPhones de este año.

Kuo tiene buenas fuentes, no cabe duda y parece que actúa con mucha más prudencia, tomando en cuenta además que estamos recién en marzo, con un primer trimestre de ventas comenzando a cerrarse, y es probable que los más puristas apunten a que este año, a la luz de lo que se está planteando, estaríamos más cerca de un iPhone 12s que un iPhone 13.

De hecho, profundizando su argumento, los cambios serán internos, con mejores lentes, no cambios estéticos o un nuevo diseño, por lo que Apple seguirá su línea acostumbrada, mal que mal, para qué arriesgarse con cambios más radicales si el mercado va bien?

, , , ,