Diseño o sonido HIFI ? : Apple AirPods Max, Huawei Studio, Sony WH-1000XM 4 y Bose bajo el banquillo

Comparte con confianza
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Mario Romero.- De un tiempo a esta parte nos hemos ido invadiendo de audífonos catalogados por sus respectivos fabricantes, como “premium” y/o de alta fidelidad, incluso algunos de ellos, validando una certificación HIRes, para avalar sus capacidades de buen sonido, pero que desconocimiento de los propios fabricantes, de los vendedores y del exceso de marketing, pecan de ciertas incongruencias.

Primero que todo, no se trata de juzgar el producto en sí, simplemente desenredar una serie de errores recurrentes al momento de probarlos, sean Sony, Bose, AKG, Apple, Huawei y tanto otros.

DEFINICIONES

Bienvenidos sean los audífonos de casco, o como se les denomina ahora, de diadema o cintillo, con cómodas almohadillas que cubren las orejas, materiales de mejor calidad,  e incorporando nuevas tecnologías para un mejor goce del sonido, idealmente, lo más cercano a la realidad, pero también los fabricantes, al abandonar lo análogo, han inserto chips que “emulan”, que ecualizan, y que de cierta forma terminan siendo productos cerrados.

Muchos de esos audífonos, como son los recientes Apple Air Pods Max y los Huawei Studio, de venta en Chile, ni siquiera ofrecen la opción de conectar un cable directo a una toma de audífono de un equipo de música tradicional, y si quieres vivir esa experiencia en el caso de los Apple, deberás pagar adicional por el cable, el cual al menos en nuestro país no se vende en estos momentos.

Convengamos que estamos en la era del Bluetooth, y dada la naturaleza de su tecnología, jamás se podrá obtener de manera nativa el sonido real que se puede acceder conectando un par de audifonos con clavija y creer que ello no es así, es no entender de música, y caminamos en esa delgada línea de no decir las cosas como se deben.

LA GUERRA POR LA CANCELACION DE RUIDO

Con los encierros por pandemias en el mundo, poco se ha podido hacer lamentablemente, en entornos de espacio libre, de rutinas tan simples como moverse en transporte público o desplazarse de un país a otro en avión y evitar ese constante zumbido de fondo de la cabina, y uno de los atributos que más se están promoviendo es la cancelación de ruidos (ANC) que dependerá del fabricante y de su tecnología, el cómo lo logra.

Los Sony WH-1000XM4 (vaya nombre) poseen por ejemplo esta característica y de paso, ofrecen una app, tanto para Android como iOS, donde ofrecen mejoras de sonido y una opción que la casa japonesa ha bautizado como 360 Sound, que no es más que un sonido envolvente y que es aplicable para todas las fuentes de las cuales el usuario sea seguidor, incluyendo por ejemplo, Netflix.

Por su parte, los Bose QuietConfort 35 ofrecen cancelación de ruido en tres niveles, una app que solo sirve para conectar el dispositivo o recibir actualizaciones y nada de efectos de audio, los que según sea la fuente de origen, será mejor o peor en términos de “sonido real” mientras que los más recientes, como Apple Air Pods Max, aparte de una cancelación de ruido extrema, no viene con app dedicada, pero sin embargo, nos dice que “ecualiza automáticamente” las pistas que uno escuche y que en honor a la verdad, al momento de probarlos, no notamos ninguna diferencia respecto del sonido.

Algo similar nos pareció el sonido del Huawei Studio.

En ambos productos, no se puede conectarlos por cable a un equipo de sonido, por lo que deja dudas enormes respecto a la promesa de “alta fidelidad” o llegas a cuestionarte no solo el precio, sino que la definición de “premium”, pues si ese término está destinado solo a los materiales usados, pues claramente todos los mencionados, lo cumplen, pero si el título “premium” apunta a calidad de sonido, estamos en un problema, sobretodo en estos dos modelos.

ERRORES QUE NO SE DEBEN COMETER

Primero que todo, lo que para un usuario le parezcan sonidos espectaculares usando un audífono marca X,  quizás para otro no lo sea, y eso es correcto, pues el sentirse a gusto con los sonidos, es algo tan personal como la ropa interior, pero lamentablemente  los revisores, en su gran mayoría, no dominan el tema en detalle, y se han visto evaluaciones tan poco profesionales como hablar maravillas de unos audífonos con música reproducida en Spotify….. que usa compresión digital MP3 y ya sabemos lo que eso implica. 

MP3 NO POR FAVOR!

El formato MP3 es un crimen para la música, pues en su afán de adelgazar el peso del archivo, comprime pistas, lo que en palabras muy simples, podría dejar a varios músicos fuera de una canción y si va usted a probar audífonos, haga el ejercicio conectándolos a un equipo de música, a una tornamesa o bien, en el último caso, recurra a archivos digitales de audio FLAC.

De los servicios de música por streaming, TIDAL y Dezzer ofrecen opciones de formato de mejor calidad,  si usted está usando los audífonos de casco más recientes basados en Bluetooth, y de ese modo podrá acercarse “un poco más” al sonido real.

TIRÓN DE OREJAS A LA INDUSTRIA

Salvo Sony, el resto de los fabricantes que venden audífonos llamados “premium”, no se molestan en publicar en su “guía rápida” ni menos en su sitio web, las especificaciones técnicas de sus productos, esto es, no sabemos los rangos de frecuencia, la impedancia ni otros datos básicos que permitan al usuario tener claridad respecto de lo que va a escuchar.

RECOMENDACIONES

Usted es dueño a hacer con su dinero lo que estime pertinente, pero antes de tomar una decisión, tome en cuenta los consejos para que pueda acceder a mejor música y así poder vivir una experiencia más real posible, pues no se saca nada pagar miles de pesos por un diseño, si el sonido es igual o peor del que cuesta el 10% del más caro.

Nota del Editor : Para esta nota se probaron los audífonos Sony WH-1000XM4, los Bose Confort35 II, Huawei Studio, usando fuentes de archivos FLAC, y en caso de los audífonos Sony y Bose, se probaron con equipos de música, gracias a los cables de conexión.

, , , , , ,