Huawei y ZTE seguirán en la lista negra de EE.UU y reemplazarán toda sus redes rurales

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Durante años ha habido rumores de que los dispositivos y equipos de Huawei y ZTE cuentan con “una puerta trasera” que recopila estos datos y los envía a China para saber qué están haciendo en Occidente, y si bien han habido casos puntuales, sobretodo en ZTE, hasta ahora no hay una prueba concreta  que demuestre la existencia de una puerta trasera en los teléfonos o equipos de red fabricados por ambas empresas.

Todo esto, ha generado que desde mayo de 2019,  Trump prohíba a Huawei acceder a proveedores estadounidenses, incluido Google, y bloquee a los fabricantes de chips para que no envíen procesadores  incluidos los Kirin hechos por la misma Huawei  y de tanto presionar, ha dejado a este fabricante en una situación bastante delicada en la industria móvil y además como mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones.

En esa línea, y descartado el “perdón” de la FCC de Estados Unidos, ahora se está creando un fondo por casi dos mil millones  de dólares para sacar los equipos de telecomunicaciones de Huawei y ZTE de las redes utilizadas por los operadores rurales para pagarles y así reemplazar los equipos de redes Huawei y ZTE.

La FCC consideró oficialmente ambas empresas una amenaza  a la seguridad y ahora el gobierno está exigiendo que estos operadores más pequeños “rompan y reemplacen” todo lo que tenga relación con ZTE y Huawei, pese a la buena reputación que tiene el fabricante chino en este apartado.

El 11 de diciembre de este año, el presidente de la FCC, explicó los objetivos del programa y  que el proyecto de ley “establece un programa temporal de beneficios de banda ancha de emergencia en la FCC para ayudar a los estadounidenses de bajos ingresos, incluidos aquellos con problemas económicos por la pandemia COVID-19, a conectarse o permanecer conectados a la banda ancha”.

Además, los hogares que califiquen recibirán un subsidio mensual de US$50.-  para ayudarlos a pagar el servicio de banda ancha y un dispositivo conectado a Internet y con esto, está claro que a Huawei las opciones de contar con una flexibilización en los castigos, están totalmente descartados.

, , ,