Las apps de rastreo COVID usadas en Francia, Alemania, Italia, China, India harán fracasar iniciativa de Apple -Google

La contingencia por COVID 19 dejó al descubierto, entre otras muchas cosas, que la tecnología cumple hoy en día un rol mucho más allá de un post en una red social, y que bien utilizada, es un aporte en tiempos complejos, y una de las ideas que fueron surgiendo entre gobiernos, con premura y no exenta de problemas inherentes a la urgencia, ha sido el poder crear una app que permita a la organización de salud de cada país, el poder efectuar un seguimiento de un eventual contagiado.

Acá se debe dejar de lado temas de privacidad, de venta de datos a terceros, y todos los prejuicios, al punto de que por primera vez Apple y Google han trabajado en conjunto para ofrecer una suerte de app genérica, entregando el código API a toda institución que desee tomarla y usarla en dispositivos como iPhones o teléfonos Android.

El propósito de una aplicación de rastreo de contactos es simplemente hacer un seguimiento de con quién ha entrado en contacto. Dado que el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) puede transmitirse tan fácilmente por personas que ni siquiera saben que lo tienen (transmisión «asintomática»), las autoridades sanitarias se han dado cuenta de que si quieren detener la propagación, deben ser capaces de descubrir quién más pudo haber entrado en contacto con una persona cada vez que esa persona da positivo.

LO QUE HAY 

No todas las aplicaciones de rastreo de contactos se crean de la misma manera, y ha habido muchos enfoques diferentes para el problema, pues algunas apps  usan Bluetooth, mientras que otros usan datos de ubicación GPS, y luego, por supuesto, están aquellos que se conectan al sistema ultra privado de Notificación de Exposición Apple-Google, y aquellos que se niegan a hacerlo. Por supuesto, si bien cada enfoque tiene sus pros y sus contras,  aún no sabe qué tan bien funcionará cada uno.

Tenga en cuenta que, dado que Apple solo permite aplicaciones de rastreo de contactos de organizaciones gubernamentales y de salud reconocidas, la mayor parte de lo que encontrará en la App Store será de naturaleza regional.

SINGAPUR

Una de las primeras aplicaciones de rastreo de contactos que se desarrolló a medida que la pandemia se extendió por todo el este de Asia fue el gobierno de Singapur, que creó TraceTogether, una aplicación de rastreo de contactos basada en Bluetooth que llegó mucho antes de que Apple y Google formaran su asociación.

TraceTogether es notable no solo por ser una entrada temprana, sino también por el enfoque notablemente consciente de la privacidad que adoptó para su diseño, un enfoque que algunos otros países han estado resistiendo en su hambre por obtener la mayor cantidad de datos posible para combatir la propagación de SARS-CoV-2

AUSTRALIA 

Australia comenzó a implementar su aplicación COVIDSafe, que siguió el modelo de TraceTogether de Singapur, eligiendo seguir su propio camino en lugar de unirse a las API de Notificación de Exposición de Apple- GOOGLE y al  igual que TraceTogether, COVIDSafe usa Bluetooth para el apretón de manos entre dos dispositivos que ejecutan la aplicación, guardando detalles sobre el encuentro, como cuánto tiempo estuvieron cerca los dos dispositivos y la intensidad de la señal relativa (que se puede usar para determinar la distancia de manera flexible). Estos datos se envían a un servidor del gobierno, donde los funcionarios los usan cuando una persona da positivo por COVID-19.

FRANCIA

Australia han estado haciendo lo mejor que pueden con sus propias aplicaciones, en el desarrollo de su aplicación StopCOVID, Francia ha intentado ridiculizar a Apple por ser el malo por no estar dispuesto a ayudar al perder las restricciones en el iPhone que permitir que su propia aplicación funcione correctamente.

Según funcionarios franceses, Apple «no está ayudando» con sus propios esfuerzos de búsqueda de contactos, a pesar de que Apple y Google ya han lanzado una API de notificación de exposición que Francia simplemente no quiere usar.

REINO UNIDO

El Reino Unido fue otro país que eligió seguir su propio camino, una vez más con la idea de que crearía su propia base de datos centralizada del gobierno, pero querían ir un paso más allá y también realizar un seguimiento de las ubicaciones GPS de los usuarios y el Servicio Nacional de Salud (NHS) del país sugirió que había descubierto una manera de hacer que su aplicación funcionara «suficientemente bien» en el iPhone sin que los usuarios tuvieran que mantenerla activa y en pantalla, gracias a expertos en seguridad cibernética de la Oficina Central de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ). ), el equivalente británico de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA).

ALEMANIA

El caso de la aplicación Corona Warn de Alemania es uno de los más interesantes, ya que en abril el país originalmente iba a respaldar un estándar centralizado de la UE llamado Seguimiento paneuropeo de proximidad para preservar la privacidad (PEPP-PT), pero cuando Apple se negó a A pesar de ceder en el aflojamiento de las restricciones del iPhone para acomodarlo, el gobierno alemán más pragmático se dio cuenta de que necesitaba cambiar de rumbo, en lugar de seguir sus pasos como lo hizo Francia.

AUSTRIA

Si bien Alemania vio la luz desde el principio al alinearse con la iniciativa Apple-Google, Austria no necesitó nada convincente. En realidad, fue uno de los primeros países europeos en unirse al enfoque de Apple con su aplicación Stopp Corona.

Dado que utiliza la Notificación de exposición de Apple, esto significa que está basado en Bluetooth y descentralizado, por lo que no se almacenan datos fuera del iPhone del usuario, y todo es voluntario en cada etapa del proceso, incluso hasta el punto de un COVID-19 persona positiva que elige compartir su diagnóstico.

ITALIA

fue uno de los primeros países occidentales en ser golpeado fuertemente por COVID-19, por lo que, naturalmente, tiene una perspectiva única sobre el problema y quiere asegurarse de que vaya con una solución que funcione. Mientras que, como muchos otros países, Italia originalmente buscó un modelo centralizado, después de mucho debate y resistencia por parte de los defensores de la privacidad, Italia cedió y eligió adoptar la API de Apple-Google para su aplicación Immuni, señalando que será «voluntaria, anónima y con respeto a la privacidad «.

INDIA

La India Aarogya Setu es probablemente una de las aplicaciones de rastreo de contactos más invasivas de la privacidad que lanzará un país democrático, no solo porque hace un amplio uso de los datos de ubicación, sino también porque el país lo está haciendo obligatorio para millones de personas. De hecho, es la única nación democrática en el mundo que está haciendo esto.

Naturalmente, Aarogya Setu no está utilizando las API de Apple, pero la población de la India combinada con la amenaza de represalias para aquellos que no lo están instalando ha hecho que alcance las 50 millones de descargas en las primeras dos semanas de su lanzamiento.

CHINA

La aplicación del Sistema de Código de Salud Chino del gobierno chino es extremadamente cerrada,  tanto así que casi no hay información disponible para el público sobre cómo funciona la aplicación china  excepto por el hecho de que hace un uso extensivo de los datos de ubicación, extrae tanta información como puede formar personas y sus teléfonos, y por supuesto no es voluntario, al menos no si quieres poder moverte.

La aplicación china funciona asignando códigos de color a los usuarios que deben presentar cuando se mueven de un lugar a otro, al igual que una tarjeta de identificación, y códigos QR que deben escanearse al entrar y salir de las ubicaciones.

 

, , , , , , , , , , , ,