Apple – Google luchan para que su app de coronavirus supere el rechazo de los gobiernos del mundo

Primero fue una petición apresurada del propio Presidente de Estados Unidos, Donald Trump quien solicitó a Google una app para realizar seguimientos de personas con coronavirus mediante el uso de su teléfono, algo que no estaba siquiera como opción, pero que dió pie para que dos gigantes de la tecnología se unieran por primera vez y trabajaran en conjunto en una app abierta y única.

Apple también había propuesto una propia, pero se fue complicando por la poca eficiencia y ahí quedó.

Desde esos primeros tropiezos,  y siempre contra el tiempo, Apple ha entregado nueva información sobre su API de notificación de exposición para COVID-19 remarcando el concepto de privacidad de esta API y está lanzando nuevos recursos a los desarrolladores de la autoridad de salud pública.

Junto con Google  argumentan  que los nuevos recursos están diseñados para ayudar a los desarrolladores de las autoridades de salud pública a construir sus aplicaciones de notificación de exposición. Esto incluye conceptos de diseño de incorporación en aplicaciones API de notificación de exposición, así como conceptos de interfaces de consentimiento de resultados de prueba positivos y notificaciones de exposición.

Apple y Google también están lanzando códigos de aplicación de muestra, que pueden usarse en el desarrollo de aplicaciones de rastreo de contactos y en los screenshots se pueden ver cómo lucen. Ambas compañías  enfatizan que gran parte del control está en manos de las propias autoridades de salud pública y proporcionan la API de notificación de exposición, y los desarrolladores pueden ajustar los detalles según sea necesario mientras preservan la privacidad y los requisitos de la API.

Apple continúa enfatizando que esta tecnología solo puede ser creada por o para las autoridades de salud pública, y solo puede usarse con fines COVID-19 y deben contar con  el consentimiento del usuario antes de habilitar la API de notificación de exposición.

POR QUÉ LOS GOBIERNOS NO SE ENTUSIASMAN?

Durante esta jornada hemos informado de que el gobierno de Francia ha reclamado oficialmente a Apple pues tiene bloqueado el bluetooth para que pueda operar la app hecha por su gobierno y es acá donde se concluye que las presiones entre gobiernos y empresas se enfrentan, pues si se nos informa hasta el cansancio de que respetarán la privacidad de los usuarios, esto no parece ser bien visto por los gobiernos.

Los usuarios son los primeros en reclamar contra la extracción de datos o de ubicación de terceros, pero son los primeros que no leen los TOS y dejan que se acceda a cuanto servicio gratuito nos ofrecen ambas compañías y eso implica que hay recelo de parte de ambas caras de la moneda, pero resulta una paradoja que existiendo una app creada por dos gigantes, pueda quedar ahí, tirada en las tiendas de apps de cada uno.

Es una lucha de poder entre Apple- Google y los gobiernos, ambas partes con temores a un mal uso de datos, y si se trata de la salud, también se debe pensar que hay un nicho no explotado de recursos, que crece año a año y que no en vano hizo que Google comprara Fitbit para entrar en el negocio de fondo y es la salud de millones de personas.

, , , , , , , , , , ,