Fuerte caída de ventas en China obliga a que Xiaomi, Vivo y Oppo reduzcan producción en 20%

Un preocupante reporte ha publicado Nikkei Asia sobre el mercado de teléfonos en China, donde los principales fabricantes de teléfonos  han informado a sus proveedores que reduzcan los pedidos para los próximos trimestres en alrededor de un 20% debido a intermitencias en la actividad económica por la crisis sanitaria que ha golpeado la confianza del consumidor.

LAS ALERTAS ESTÁN ENCENDIDAS

Xiaomi,  ha solicitado  a los proveedores que reducirá su pronóstico para todo el año a alrededor de 20 millones, quedando por debajo de los 191 millones de teléfonos despachados  el año pasado.

La compañía podría ajustar sus pedidos nuevamente mientras continúa monitoreando la situación de la cadena de suministro y la demanda de los consumidores en su mercado local.

Por su parte vivo y Oppo también han reducido los pedidos para este trimestre y el siguiente en un 20% en un intento por digerir los inventarios excesivos que actualmente llenan los canales minoristas y el fabricante Vivo incluso alertó a algunos proveedores de que no actualizará las especificaciones de algunos componentes clave de algunos modelos de teléfonos inteligentes de gama media este año.

El panorama de Samsung  se mantiene  relativamente sin cambios, pero están alertas por los desafíos por la inflación inminente y la guerra de Ucrania y la casa surcoreana espera enviar más de 270 millones de unidades este año, lo que representaría un ligero crecimiento con respecto al año pasado.

Google, y sus teléfonos Pixel, que se venden principalmente en EE.UU y China planea  fabricar más de 10 millones de unidades este año, más del doble de sus envíos en 2021.

Mientras, el fabricante Honor  aún no ha revisado sus pedidos de 70 a 80 millones de unidades para este año, pero las señales son positivas, pues recuperó su participación en el mercado nacional y está  ampliando su oferta global en Europa y América Latina.

Xiaomi, Oppo y Vivo se han beneficiado del veto de EE. UU. contra Huawei, dejando a Xiaomi  en el número 3 del mundo por primera vez el año pasado con una participación de mercado del 14,1%, en comparación con el 9,2% en 2019, según datos de IDC.

Pero, pese a que aún ocupa el tercer lugar en el mundo, vio caer sus envíos un 18 % en el año.

SEÑALES PREOCUPANTES

Los envíos de Oppo y Vivo disminuyeron un 27% y un 28%, respectivamente y Xiaomi cayó del tercero al quinto en el primer trimestre.

El principal fabricante de chips de China, Semiconductor Manufacturing International Corp., advirtió sobre más problemas en el futuro y predijo que los envíos globales de teléfonos inteligentes caerán en unos 200 millones de unidades este año debido a los bloqueos de COVID y la guerra de Ucrania.

Apple ya había reducido los pedidos de su económico iPhone SE en 2 millones de unidades y los redujo en otro par de millones después de los cierres en Shanghái y sus alrededores.

«La demanda se está debilitando significativamente en China y no es especialmente fuerte en todo el mundo. Hemos notado que los clientes en el extranjero, especialmente los de Europa y América del Norte, tienden a buscar teléfonos Android de Samsung o Google en lugar de marcas de teléfonos inteligentes chinos. Las tensiones geopolíticas pueden desempeñar un papel en el comportamiento de los consumidores».

Eddie Han, analista de Isaiah Research

 

, , , , , , ,