Costo de desmontar y reemplazar equipos de Huawei y ZTE en EE.UU se ha disparado en miles de millones

 

Sin lugar a dudas, cuando el «remedio sale más caro que la enfermedad» es porque algo salió verdaderamente mal, y eso se desprende de las declaraciones realizadas por la máxima autoridad de la FCC (Federal Communication Commitee) el equivalente a la SUBTEL de Chile.

En su exposición, Jessica Rosenworcel explicó ante el Congreso de EE.UU que los contratistas de operadores locales y regionales, habían solicitado un reembolso de US$5.6 mil  por «quitar y reemplazar» equipos de Huawei y ZTE, considerados inseguros por el gobierno.

Las cifras difieren brutalmente de lo destinado en un comienzo, (septiembre de 2020), donde el cálculo se situaba en los US$1.800 millones, para que a fines de ese año,  destinara un total de US$1.900 millones por llevar a cabo la medida.

Rosenworcel  advirtió que espera trabajar con el Congreso para garantizar que haya suficientes fondos disponibles para este programa para avanzar en los objetivos de seguridad del Congreso y garantizar que EE. UU. siga liderando el camino en seguridad 5G.

 

LAS RAZONES DEL DESPILFARRO

El Programa de Reembolso de la Cadena de Suministro se puso en marcha después de que el Gobierno, en ese momento bajo la administración del Presidente Trump, expresaran su preocupación acerca de que los operadores construyan sus redes 5G con equipos de empresas chinas como Huawei.

Las autoridades de entonces de la FCC apuntaron a  ZTE y Huawei como empresas riesgosas para la seguridad nacional,   bloqueando a las empresas de telecomunicaciones para que no les compraran equipos. Pero los operadores ya habían comprado e instalado equipos de los fabricantes, y las empresas de telecomunicaciones más pequeñas afirmaron que no podrían asumir los costos de reemplazo.

El programa fue diseñado para “reembolsar a los proveedores de servicios de comunicaciones avanzados los costos incurridos razonablemente por retirar, reemplazar y desechar equipos y servicios de comunicaciones” de ZTE y Huawei.

Si bien la cifra entregada por la FCC es el triple de lo originalmente planeado, no necesariamente significa que sea la cifra final, y mientras tanto, el Congreso no asigna más dinero que lo entregado hace un año

 

 

 

, , , , , , , ,