Drones: lo que hay que saber antes de comprar

 

 

Lo primero que hay que aclarar en temática de drones es que no son un juguete. Si bien algunos modelos pueden parecerlo por ser pequeños y llamativos, son instrumentos que deben ser utilizados con cautela y conocimiento. Esto es así porque son objetos voladores no tripulados que pueden colisionar con elementos, animales o personas y ocasionar daños.

Hecha la primera aclaración, es importante tener en cuenta diversos factores al momento de elegir drones.En primer lugar, identificar cuál será su uso: recreativo o profesional. Además, saber para qué se va a  necesitar: tomar imágenes de paisajes, registro de eventos sociales o fotografías institucionales.

fuente: unsplash

Significados de la siglas

Si es la primera vez que vas a comprar uno de estos robots voladores, es importante que entres en conocimiento de siglas que suelen aparecer en el embalaje brindando información relevante sobre el funcionamiento o rendimiento de cada equipo.

 

  • RTF (Ready To Fly): ideales para los ansiosos. Estas siglas significan que el drone ya está configurado para volar por lo que no necesita ningún tipo de ensamblaje para iniciar su accionar, sin configuraciones, ni libraciones.
  • BNF (Bind and Fly): suele venir ensamblado, listo para volar y es de muy excelente calidad. Debido a la falta de un controlador, si tiene estas siglas es una buena alternativa para quienes posean un poco de experiencia.
  • ARF (Almost Ready To Fly): estos son equipos que deben ser ensamblados por el comprador pero son una buena opción si se desea elegir algún componente esencial para incorporar al equipo.

 

Con respecto al mantenimiento, es importante conocer qué tan fácil es conseguir sus repuestos y lo difícil que puede ser realizar los reemplazos de las piezas sin necesidad de un experto. Esto es clave dado que es normal que si el equipo no es manejado por expertos, ocurran accidentes y se necesite reemplazar alguna parte dañada.

fuente: unsplash

Recomendaciones para el primer uso

  • Antes de comenzar a volar, es importante mirar alrededor y verificar que no haya ningún elemento peligroso o expuesto conel que pueda colisionar. Por ejemplo, que sea un sitio despejado de árboles, personas, edificios o viviendas. Verifica la reglamentación de la localidad en la que te encuentres porque hay algunos sitios o urbes en las que está prohibido el uso de drones.
  • Lee bien las instrucciones del manual, tanto del funcionamiento como de los controles. Es mejor iniciar el vuelo teniendo bien en claro qué hace cada botón del panela ir probando con el drone en el aire.
  • No es recomendable alejarlo más de 30 metros, dado que es la distancia comprobada en la que no se puede perder de vista el cuadricóptero.

 

¿Qué hacer una vez finalizado el vuelo?

 

fuente: unsplash

 

Si ya terminase el vuelo y descendiste el drone, primero debes desconectarlo retirando la batería, y luego el mando. Verifica que estén las hélices en buen estado, de lo contrario coloca las de repuesto.

Para limpiarlo se recomienda utilizar un paño de microfibra mojado con un poco de alcohol. De esta forma retiramos el polvo que haya podido caer en las hélices durante el vuelo. También puedes utilizar un cepillo de cerdas suaves y un limpiador atrapapolvo.

Es importante que tanto el exterior como el lente del drone estén en perfectas condiciones, sin polvo ni mugre. Al momento de repasar los motores debes ser más que cuidadoso porque la suciedad en su interior puede incidir en la potencia y aumenta el riesgo de rotura por sobreexigencia del motor. Esto puede ocasionar que el drone caiga en pleno vuelo, lo cual es muy peligroso; no sólo porque se va a destruir sino también porque puede lastimar a alguien.

No olvides tampoco limpiar la emisora de control. Como sucede con un teclado, el polvo se introduce entre los reducidos huecos que permiten la movilidad de los joysticks. Con un poco de atrapapolvo conseguimos retirarlo.

 

,