Gobierno de EE.UU planea bloquear ventas de fabricante de chips TSMC a Huawei

Altos funcionarios de la administración Trump acordaron nuevas medidas para restringir el suministro global de chips a Huawei  a medida que la Casa Blanca aumenta las críticas a China sobre el coronavirus y la medida se produce cuando los lazos entre Washington y Beijing se vuelven más tensos, con ambas partes intercambiando comentarios sobre quién es el culpable de la propagación de la enfermedad y una escalada de ojo por ojo por la expulsión de periodistas de ambos países.

Según el cambio de regla propuesto, las compañías extranjeras que usan equipos de fabricación de chips de EE. UU. tendrían que obtener una licencia  antes de suministrar  chips a Huawei, cuya razón, tiene como objetivo bloquear las ventas de chips a Huawei por parte de TSMC para la unidad HiSilicon de la firma china que fabrica los chips Kirin para sus teléfonos y que además fabrica chips de  iPhones a Apple y procesadores a Samsung, entre otros.

De ocurrir podría asestar un golpe a Huawei y TSMC, más en estos momentos donde las plantas de producción están viviendo momentos álgidos a consecuencia de los retrasos que genera la pandemia de coronavirus y llama la atención, puesto que TSMC es una firma de origen taiwanés, pero que cuenta con mucha tecnología estadounidense.

La decisión es el resultado de una reunión de altos personeros del gobierno estadounidense que acordaron  modificar la Regla de Producto Directo Extranjero, que somete algunos productos fabricados en el extranjero basados ​​en tecnología o software de EE. UU a las regulaciones de ese país.

Los altos funcionarios que optaron por esta determinación serían integrantes del Consejo de Seguridad Nacional y los Departamentos de Estado, Defensa, Energía y Comercio de EE. UU.

Huawei, que hoy presentó su nueva línea de teléfonos P40 cumplirá en mayo, un año en la lista negra por ser considerada un peligro de seguridad nacional y que le permitió desde entonces al gobierno, restringir las ventas de productos y servicios fabricados en EE. UU como las licencias de Google y sus servicios, entre otros.

El problema de fondo es que bajo las regulaciones actuales, las cadenas de suministro extranjeras permanecen fuera del alcance de las autoridades estadounidenses y es eso lo que la actual administración pretende cambiar.

Con información de REUTERS

, , , , , , ,