EE.UU ahora acusa a Huawei de robar secretos comerciales para vendérselos a Corea del Norte (Actualizado)

Si a alguien le quedó una cierta duda respecto de la estrategia del gobierno de Estados Unidos para poder drenar todas las opciones de Huawei, lograr su asfixia, incluso más allá de las fronteras, como pretendió Mike Pompeo con su gira por Europa para evitar que Alemania o Inglaterra le permitieran a la firma china participar en el proceso de licitación de redes 5G, pues ahora podrá convencerse del todo.

Fiscales de EEUU han incluido nuevo cargos por «robo de secretos comerciales» a su caso de fraude bancario contra el fabricante chino de teléfonos Huawei y así poner más presión en la batalla de Estados Unidos con el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo.

Pero eso no es todo, pues también contiene nuevas denuncias sobre la participación de la compañía en países sujetos a sanciones, como Irán y Corea del Norte (lo que es ya más grave aún)

«La acusación dibuja un retrato condenatorio de una organización ilegítima que carece de respeto por la ley»

Declaración del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos

En su momento la firma se declaró inocente de la acusació de fraude bancario y electrónico, violando sanciones contra Irán y obstruyendo la justicia, mientras que su CFO, e hija del fundador de la firma Meng Wanzhou, fue arrestada en diciembre de 2018 en Canadá por cargos en esa acusación.

CFO de Huawei Meng Wanzhou

Los nuevos cargos de robo de secretos comerciales se relacionan con el código fuente de router para redes, tecnología de antenas para móviles y robótica.

Por ejemplo, Huawei y su subsidiaria Futurewei están acusados de malversación del código fuente del sistema operativo para enrutadores de Internet, comandos utilizados para comunicarse con los enrutadores y manuales del sistema operativo, de una empresa no identificada en el norte de California y esta empresa vendió sus enrutadores en los Estados Unidos como versiones de menor costo de los productos de la compañía estadounidense, dice la acusación.

Huawei también está acusada además, de reclutar empleados de otras compañías, hacer esfuerzos para obtener la propiedad intelectual de esas compañías y usar profesores en instituciones de investigación para obtener tecnología.

Cabe recordar que la autorización temporal otorgada por el Departamento de Comercio de Estados Unidos que le permite licenciar algunos productos y servicios, vence el próximo 19 de febrero y es poco probable una tercera extensión por parte del Gobierno de Donald Trump.

DECLARACIÓN DE HUAWEI 14.02.2020

Declaración Huawei

Durante mucho tiempo, el gobierno de los Estados Unidos ha estado utilizando la fuerza de toda una nación para perseguir a Huawei, que es una empresa privada. Ha utilizado todas las herramientas que tiene a su disposición, ya sean las legislativas, administrativas, judiciales o diplomáticas, e incluso ha tratado de recurrir a la opinión pública para atacar a Huawei y tratar de interrumpir nuestras operaciones comerciales normales. Raramente se había visto este tipo de ataque antes en la historia. Los nuevos cargos del Departamento de Justicia de los Estados Unidos contra Huawei son parte de esta campaña, que son parte de una persecución política.

Estos cargos no revelan nada nuevo. Se basan en gran medida en disputas civiles resueltas de los últimos 20 años que han sido previamente resueltas, litigadas y, en algunos casos, rechazadas por jueces y jurados federales. En estas disputas, ningún tribunal ha encontrado que Huawei haya cometido un robo malicioso de propiedad intelectual, o haya requerido que Huawei pague daños y perjuicios por la infracción de la propiedad intelectual de otros. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos está reintroduciendo casos civiles previamente resueltos como casos penales. Esta es una aplicación selectiva, políticamente motivada de la ley, y contraria a las convenciones judiciales comunes.

Las disputas sobre propiedad intelectual son comunes en los negocios internacionales. Según los registros públicos, de 2009 a 2019, Apple participó en 596 demandas de propiedad intelectual y Samsung en 519. Huawei participó en 209. El Departamento de Justicia de EE. UU. Ha insistido en presentar una demanda penal contra Huawei por el tipo de propiedad intelectual civil disputas que son comunes en toda la industria. El único propósito del gobierno de los Estados Unidos para esto es atacar, desacreditar y manchar la reputación de las tecnologías líderes de Huawei. Quieren dañar la ventaja competitiva de Huawei en el mercado global.

Ninguna empresa puede convertirse en un líder global robando a otros. A fines de 2018, a Huawei se le habían otorgado 87,805 patentes, incluidas 11,152 patentes en los EE.UU. Desde 2015, Huawei ha recibido más de US $ 1.400 millones en ingresos por licencias. Además, hemos pagado más de US $ 6 mil millones por el uso legítimo de las patentes de otras compañías. Casi el 80% de esa cantidad se pagó a empresas estadounidenses.

Ninguno de nuestros productos o tecnologías se ha desarrollado mediante el robo de secretos comerciales. El desarrollo de Huawei es el resultado de nuestra gran inversión en I + D y el arduo trabajo de nuestros empleados durante las últimas tres décadas. Confiamos en la confianza y el apoyo que nuestros clientes, proveedores y socios depositan en nosotros.

Atacar a Huawei no ayudará a Estados Unidos a mantenerse por delante de la competencia. Repetir una mentira no lo hará realidad. Creemos que el tribunal tomará una decisión justa basada en hechos y pruebas.

Con informacion de Reuters

, , , , ,